logoindie
Card image

Ginger Baker, el rockero de la vieja escuela que siempre odió que lo llamarán rockero

Hoy nos dejo una leyenda de la batería pero también nos deja todo un legado

El día de hoy el rock sufrió una de sus grandes caídas, Ginger Baker, baterista de la primera super banda de rock de la historia "Cream"


Ginger Baker, un buen Whisky

¿Y qué hacía tan especial a Ginger? Alguna vez leí que Ginger Baker era como un buen whisky, demostrando por sus años la gran calidad de su marca, pero haciéndose cada vez más suave a la garganta, con sus 80 años puedo decir que jamás envejeció, únicamente se puso añejo, imagino estos últimos años de su vida en su sillón con ese look de tigre enojado y con un whisky en mano, un cigarrillo en la otra, lentes de sol puestos y odiando al mundo con esa voz gutural de quien la vivió, y la vivió por muchos años.


Y es que con los años llevaba el rostro de la sabiduría dura, esa que transmite trompadas, un rockero de la vieja escuela que siempre odió que lo llamarán rockero, porque él era un baterista de Jazz y para ser honesto igual esa etiqueta la quedaría corta, el era percusión africana, bombardero estratégico, un mago psicodélico y un ente problemático, así que porque no repasamos la historia de esta fina bebida.


Ginger llego al mundo semanas antes del comienzo de la Segunda Guerra mundial, para ser más específicos el 19 de Agosto de 1939, su padre tuvo que acudir al llamado de guerra y en 1943 fallece en combate, mientrasque inglaterra sobrevolaban los bombarderos alemanes. Ginger afirmo que existía una relación entre los sonidos de sus tambores y las bombas cayendo, algo quedo atrapado en el fondo de su psique.


Ginger comienza su carrera en su pupitre y es que desde muy joven había desarrollado un gusto por la música, principalmente el Jazz y así es como se deja influenciar por Charlie Parker, Max Roach, Phil Seamens, Elvin Jones, sin imaginarse que en algún momento compartiría escenario con ellos.


El inició de su legado

En 1966 comienza Cream, la primer super banda de la historia, todo fue así: Eric Clapton era una autentica eminencia en la guitarra, así que contacto a Ginger para formar la banda, al mismo tiempo Ginger tocaba Jazz blues en el Graham Bond Organisation, donde había llegado para reemplazar a Charlie Watts que se iba a tocar con unos recién nacidos Rolling Stones. Habían sacado 3 discos y contaban con moderada fama, pero Ginger quería nuevos horizontes. El potente trio se termino de formar con la llegada del bajista Jack Bruce, que también formaba parte de la Graham Bond, hay historias de como estos dos no se llevaban bien, pero durante el inicio de la Crema existieron los momentos de paz. Cream quedó fundada y como bien dice el nombre, eran la mera crema del Rock Inglés, no había banda que sonará más duro que ellos.



De ellos, el pelirrojo era sin duda el más loco, tocaba como si estuviera poseído, un poco al estilo de Keith Moon en los Who, sin dejar de agitar la cabeza. Fue el primero del ambiente en integrar dos combos, logrando una potencia nunca antes vista en una banda de rock, he de ahí las raíces que con los años formarían el Hard Rock, Heavy y Progresivo, una influencia que escucharían años después en bandas como Pink Floyd, The Police, Rush y Metallica. El genio de Ginger le dio para resaltar muchas veces por encima de Eric y Jack, para ese tiempo la batería se creía como un instrumento de fondo, que simplemente manejaba el ritmo y con Cream la batería paso a primer plano en solos eternos, algunos que llegaron a durar más de 10 minutos y que ponían a temblar al público.


Pero como todo en esta vida, Cream termino en el 68, despidiéndose con una gira épica y 4 discos, Ginger mantendría una relación con Eric en una fugaz banda de nombre Blind Faith, que con un único disco nacen y mueren en 1969. La década siguiente estaría repleta de proyectos breves pero importantes. Comenzamos con la Ginger Baker Air Force: una fusión de talentosos músicos haciendo fusión jazz rock, con un Baker mucho más libre que en Cream. Sacaron dos discos y se disolvieron cuando Baker decidió viajar por unos años a África.



Fue en África cuando los sonidos de los tambores expandieron su consciencia y con ello su forma de tocar, jamás volvería a ser la misma, en Nigeria conoció a Fela Kuti, padre del Afrobeat y el mejor rockero que África haya visto, con el colaboro en algunos discos, también conoce lo que sería su segunda pasión... el polo y los caballos, después de un tiempo regresa a Londres con el objetivo de volver a hacer música.


En su regreso forma la Baker Gurvitz Army, una banda fugaz que duro unos dos años, para este entonces Baker se había hecho de una fama de problemático y ya nadie quería tocar con el, no solo eran los abusos en las drogas y el alcohol, sino que ya se encontraba arraigado en su personalidad, algo oscuro. Dejo a su familia con deudas y escapo a Italia con la hermana del novio de su hija esta mal, incluso si eres Ginger Baker, no es de extrañar que en alguna entrevista años después declaro "Tengo más arrepentimientos de lo que la gente cree, enormes arrepentimientos. Cosas que desearía nunca hubieran pasado". Este fue tal vez el momento más oscuro de su vida, subsistiendo en una casa en Italia con su joven esposa, alejado de la gente que hablaba su idioma, con siete perros y dos caballos, pasarían muchos años hasta volver a saber de él.



Los cincuenta no le habrían pegado nada bien, estando lejos de ser siquiera la sombra de lo que solía ser, era un Ginger sin Barba y sin color en el poco pelo, formando una banda con Jack Bruce llamada BBM, con Gary Moore en la guitarra, eso sí, seguía tocando como los dioses, enfocado en proyectos de Jazz y de ahí saldrían media docena de discos. Los álbumes African Force vuelven a desnudar sus influencias tribales y en 2005 se reúne con Cream para volver a hacer ruido durante unos días. Se considera retirado y compra un rancho en Sudáfrica donde se pone a cuidar caballos como Gulliver al final de sus días.


Pero vuelve, otra vez. Con más de 70 se levanta del sillón y pone a la leyenda Baker a demostrar porqué es una leyenda. Él dice que es la falta de dinero, que hay que salir a ganarse el pan. Nadie le cree nada porque con artritis en las manos y la audición casi perdida, hay que tener mucha pasión para volver a los escenarios. Y Peter Baker la tiene, como la tuvo toda su vida. Su último disco, lanzado hace dos años, lleva la pregunta correcta de título: Why?. ¿Por qué? Porque le gusta. Tal como dijo:


“Has lo que gustes, si disfrutas haciendo lo que te gusta y lo haces bien, serás exitoso y disfrutarás la vida; a mí me gusta tocar la batería.”


Llegamos al presente. Un ginger de 80 años. Hasta que una noticia nos desayuna el entrante mes de Octubre. Ginger Baker, la leyenda de la batería ha fallecido, se lee en una docena de medios. Y con un dolor de pecho lo aplaudo de pie, porque supo hacer lo que le gustaba durante toda su vida. Pongamos un disco, un tema donde suene esta leyenda viva y celebremos la vida de alguien que vivió la música, el rock y los tambores durante toda su vida.


Por él brindo este vaso del mejor whisky que nos supo dar. Y que sea eterno.


@IndieSonico